Nuevas pruebas juegan a cambiarle la cara a los Juegos Olímpicos


Break dance en los Juegos Olímpicos de la Juventud, baloncesto 3×3, duetos de ambos géneros en nado sincronizado y marcha con relevos mixtos en Tokio 2020. Propuestas algunas, realidades otras, el rostro de la máxima cita del deporte universal podría terminar pareciéndose más a unos Juegos Mundiales que al encuentro al que estamos acostumbrados, ante las propuestas que las federaciones internacionales han puesto sobre la mesa, con el propósito de adaptar el programa olímpico a los intereses de las nuevas audiencias todavía no cautivadas por el formato actual.

Uno de los puntos más importantes de la Agenda 2020 (la profunda autorevisión propuesta al olimpismo por el presidente del COI, Thomas Bach) es la conversión de la estructura del programa olímpico, que pasa de un esquema de deportes y disciplinas a uno de pruebas, para hacer más ágil y más viable cualquier nueva inclusión.

Es a la luz de este cambio que se incorporan las cinco nuevas especialidades: softbol-beisbol (solo femenino el primero y exclusivamente masculino el segundo), karate do (con kata y kumite, pero con pesos seleccionados), surf (que únicamente presentará un torneo de tabla corta), skateboarding (que disputará medallas en Street y Park) y escalada, que sí tendrá su programa completo de modalidad competitiva: dificultad, bloque y velocidad.

Pero esos no son los únicos cambios propuestos. Las federaciones internacionales de los deportes tradicionales han presentado una serie de ideas para Tokio 2020, que incluyen la sustitución de pruebas y la inclusión de otras que disputarían  atletas ya clasificados, por lo que no supondrían la asignación de nuevos cupos.

El portal especializado en deporte olímpico insidethegames.biz reveló en exclusiva esas propuestas, que se pusieron sobre la mesa al cabo de la convención de SportAccord la semana pasada en Aarhus, Noruega.

La FINA ha sido la más activa y creativa de las entidades internacionales. Por una parte, reproduce el formato de su programa en mundiales y competencias regionales, que incluye 50 m mariposa, pecho y espalda, y no solo libre como el olímpico, así como la disputa de 1500 m femenino y 800 m masculino, y por otro introduce eventos que ya ha probado desde hace años, como los relevos mixtos 4×100 libre y 4×100 estilos.

Para Venezuela, los cambios podrían ser positivos, o al menos así lo considera el presidente de la Federación de Deportes Acuáticos (Feveda), Ender Luzardo: “Un atleta como Albert Subirats ya ha demostrado su fortaleza en 50 m mariposa, donde llegó a ser campeón mundial en piscina corta, y en el último Mundial fue cuarto en 50 m espalda. También tenemos a un joven como Rafael Dávila, que acaba de romper una de las marcas más viejas de la natación, la de Ricardo Monasterio en los 800 m, y está entre los mejores registros mundiales del año. En cuanto a Andreína Pinto, yo siempre he creído que ella es superior más allá de los 800 m”.

Efectivamente, Dávila, quien compite en Canadá, se convirtió en el primer venezolano que baja de ocho minutos en 800 m, con el 7:58.90 del pasado 6 de abril en el Campeonato Nacional del país norteamericano.

Pero las adiciones más audaces no se producen en la natación: en nado sincronizado se proponen los duetos mixtos y en saltos ornamentales los clavados de altura, desde plataforma de 27 metros para los hombres y 20 para las mujeres. Además, en polo acuático los cupos podrían ser llevados de ocho a 12 selecciones tanto en masculino como en femenino, gracias al recorte de las plantillas, que pasarían de 13 a 11 integrantes.

Triatlón y pentatlón moderno también proponen equipos mixtos, y el tiro con arco pretende reproducir el evento de duplas de ambos géneros que ya disputa en todas sus competencias desde hace años. Otro tanto planean el tenis de mesa y hasta el tiro, que eliminaría tres pruebas para hacer espacio al rifle de 10 m, la pistola de 10 m y el trap mixtos.

El atletismo, que no llevó ideas a Noruega, analizará esta semana durante la reunión del Consejo de la IAAF en Londres un formato de relevo mixto 4×5000 para la marcha, que sería puesto a prueba en el Mundial de Doha 2019 y en los Juegos de Tokio 2020. El mismo probablemente sustituiría a la marcha de 50 km, que se encuentra en una posición cada vez más vulnerable, por una parte debido al declive en el interés que genera, y por otra ante la búsqueda del COI de la igualdad de género, que no puede aplicarse a una distancia exclusivamente masculina.

Pero el nuevo evento que más posibilidades de ser incluido tiene es el baloncesto 3×3, que se sumaría con 16 equipos sin suplente, tanto en masculino como en femenino, replicando el formato del voleibol, que disputa torneos tanto de sala como de playa. En el caso del básquet, se mantendría el exitoso campeonato de cinco jugadores, y se agregaría el 3×3, una modalidad en la que Venezuela ya suma varias presencias mundialistas e incluso olímpicas, en los Juegos de la Juventud de Nanjing 2014.

“De hecho estaba propuesto para entrar al programa de Río 2016, pero se frenó”, comenta Oswaldo Narváez, director de selecciones nacionales de la Federación Venezolana de Baloncesto. “Tenemos muchas esperanzas, porque se abriría un compás favorable a Venezuela. En 2012 llegamos a tener un tercer lugar mundial. Incluso hay posibilidades de clasificar el femenino a Buenos Aires 2018, pero hay que enfocarse. La FIBA está pidiendo como requisito para optar a los cupos tener un circuito local. Para eso estamos buscando patrocinio privado, porque no hemos contado con apoyo oficial hasta ahora”.

Cuarto de ensayo

Los Juegos de la Juventud han funcionado como sala de experimentación para los cambios del programa olímpico. Los de Buenos Aires 2018 tendrán en su calendario patinaje de velocidad, con un solo evento: la espectacular combinada, mezcla de prueba por puntos y eliminación.

En vela se competirá en dos modalidades que hasta ahora no eran olímpicas: kitesurf y windsurf (equivalente a la tabla RS:X). La escalada será el único de los debutantes en Tokio 2020 que estrenarán los juveniles. También habrá fútbol sala, baloncesto 3×3 y hasta break dance, que habilitará postulaciones en video como vía de clasificación.

Por: Eumar Esaá

Comentarios

comentarios